mardi 26 janvier 2010

Volver a caer

Te amé tanto que se me agotó el amor, y debo ahora equilibrar la balanza, odiarte... Sabes que no era mi intención que esto sucediera, pero no me dejaste lugar a otra opción. ¿Qué debo hacer sino? No dependeré más de ti, dejo que seas libre, no te necesito, ya no. No derramaré una lágrima más por ti o por mis esperanzas, por tu indiferencia o por mis sueños rotos que cada día se reconstruían y destrozaban de nuevo. No te excusaré, ni te perdonaré por todo el daño que me hiciste. Tampoco te culparé de él, ni te haré responsable de las grandes heridas que tu paso ha dejado en mí. No, no lo haré, ni tampoco sentiré envidia de ella nunca más, de como la quieres, de cómo te quiere ella... Porque ahora os entiendo, y por ello sé que nunca volverá a ser como antes...

Y sin embargo momentos más tarde volveré a caer, a intentar hacerme un hueco en tu vacio corazón que intentas ocupar únicamente con una vida falsa, de la que dependen tus pocas esperanzas. Y sin ningún esfuerzo volverás a apartarme con cualquier escusa simple, dejándome herida triste y solitaria, llorando por aquellos días que nos pertencieron, aquellos en los que creí, aquellos que se alejaron y ahora quedan tan lejanos

1 commentaire: