vendredi 5 février 2010


"Una chica escribe... Esas serían sus últimas horas (si llegaban a horas) de vida.
Acaba de tomarse todas las pastillas que pudo, no sabe muy bien que efecto le harán, ni para que servía cada una de ellas exactamente; pero si sabía el nombre de cada pastilla, las había ordenado y guardado hasta entonces por grupos, en bolsitas dentro de una bolsa un poco más grande. Si, hasta para eso tenía que ser una maniática del orden.

No le daba miedo lo que ocurriría, más bien intriga, como si fuera una película; la película de su propia vida.

No le importa quien deja atrás, ni cómo reaccionarán todos... Solo una persona le importa, le preocupa... pero también por ella ha decidido llevar a cabo esto; para ayudarla... no se puede entender, no, solo si eres esa chica entenderías porque así le ayuda. Ella la quería, más que a nadie, que a nada, más que a si misma, que a su familia, a sus personas cercanas, a aquellos con los que llevaba toda la vida, aquellas pequeñas cosas que en un pasado la hicieron sonreir... Sonreir ¿Cuanto hacía que no sonreía de corazón? semanas... meses... No, miento, si que sonreía de corazón muchos días, cuando podía hablar con esa persona tan importante.

Tantas cosas quería expresar esa chica, que se le mezclaban todas y no podían salir. Así que decidió dejarlo incompleto, con todas las ideas ocultas para siempre... que todas las personas se diesen por despedidas, a ella ya no le importaba nada. "

Liz, alguna vez te he dicho que por ti lo daría TODO, es cierto, lo sabes... quiero que tomes un límite, que lo respetes...
Sister, no sé como agredecerte todo lo que has hecho por mi...

1 commentaire:

  1. dios
    gracias
    no tienes nada que agradecerme, me parece increible que yo haya llegado a ser tan importante para alguien de verdad, y TODO todo eso lo siento yo por tii

    RépondreSupprimer