dimanche 25 avril 2010

La vie, l'amour.

Sí, hay algunos vacíos en mi historia. Algunas partes que simplemente no te puedes imaginar como contar. O que no soy capaz de decir en voz alta. Acontecimientos que ni tan siquiera he llegado a aceptar... que nunca llegaré a aceptar. Y si nunca tengo que hablar de ellos en voz alta, nunca tendré que pensar en ellos detenidamente.
Pero ¿Le quita esto importancia a alguna de vuestas historias?
¿Tienen vuestras historias menos sentido porque no os lo estoy contando todo?
No.
En realidad eso las magnifica.
No sabéis lo que ocurre en la vida de nadie excepto en la vuestra propia. Y cuando te metes en una parte de la vida de una persona, no te estás metiendo sólo en esa parte. Por desgracia, no se puede ser tan preciso y selectivo. Cuando te metes en una parte de la vida de una persona, te estás metiendo en su vida entera.
Todo... afecta a todo.


lundi 19 avril 2010

Levanto la cabeza y sigo caminando.
Muchas veces caí, me levanté.
Dejé mi alma abandonada por el camino, no me importó.

No lo veo, pero soy consciente de como todos se quedan mirandome hasta que desaparezco de su campo de visión, pensando en aquella chica que quisieron, que ahora sigue a su lado, pero con la mirada vacía. Que sigue hablando con ellos, pero sin decir nada.



Miedo.

lundi 12 avril 2010


Lévantate, toma aire y vuelve a intentarlo. Haz de tu derrota tu triunfo, no dejes que aquellos te creen perdido lo confirmen; sorpréndeles, hazles ver de lo que eres capaz. No te des por vencido, porque mientras quede una persona que te apoye, merece la pena seguir. Vive luchando y cuando mueras dejarás atras tu marca, un recuerdo.


Yo de pequeña, no tiene mucho que ver la foto, pero la he encontrado hoy y he querido ponerla. Lo sé, la calidad es penosa.

mardi 6 avril 2010

Tan solo puedo esperar. Pero ¿Esperar a qué?

Esperar a que suena mi móvil y leer su nombre seguido de un mensaje, esperar oir su voz, a escuchar sus palabras, esperar a sentir de nuevo su apoyo, sus ánimos... Seguiré esperando hasta que un día la realidad caiga de golpe sobre mí, y me destroce, como siempre ha sido.

Pero mi sueño se repite, noche tras noche. Está allí, en un banco, ese banco que tantos recuerdos me trae. Me sonríe, nos abrazamos y caminamos hacia el horizonte.