mercredi 15 septembre 2010


Pensaba en ese cielo que me envuelve cada noche, el mismo que observávamos juntos; en las estrellas sobre las que tanto hablabámos a pesar de que sólo pensábamos en los pocos centímetros que nos separaban. Un pequeño cosquilleo recorría mi cuerpos, deseando volver la cabeza y apreciar una vez más sus ojos.

4 commentaires:

  1. Bonita sensación la del cosquilleo recorriendo tu cuerpo... Aunque difícil de sentir la mayoría de las veces.

    Un beso! :3

    RépondreSupprimer
  2. Oh, me encanta y a la vez odio esa sensación de no poder hacer lo que deseas en ese momento. Me sucede a diario. :(

    RépondreSupprimer
  3. me chifla tu blog!
    es una preciosa sensacion :)
    te sigo! pasate por el mio:

    www.allmyworldisyou.blogspot.com

    RépondreSupprimer
  4. si miras las estrellas a siete centímetros de alguien, te cuentan cosas en voz baja. te lo digo yo.


    (media naranja
    pelada)

    RépondreSupprimer