samedi 9 octobre 2010


Solo está asustada. No tiene miedo, pero tiembla. Susurra y el viento le hace tragar sus palabras. Se le doblan las rodillas, cae al suelo. Le brillan los ojos, resbalan las lágrimas y su cuerpo empieza a fallar. Oye una voz que la llama y consigue levantar la cabeza... pero sigue sola en aquella oscuridad. Se lleva las manos a los oidos, intentando detener esa voz. Grita, llora, pide ayuda pero, cuando despierta, está tumbada en la cama de nuevo, como cada noche y cada día, como cada mes y cada año, como siempre ha recordado.

7 commentaires:

  1. Jo, si es horrible, siempre igual.

    Pero escribes genial

    RépondreSupprimer
  2. Y como siempre, gracias. Tus comentarios suelen ser los mejores.
    El zumo frío que te pone la piel de gallina es genial esos días.

    Jo, pobrecita. ¿Cómo se llama? Dale un achuchón, nunca falla.

    RépondreSupprimer
  3. (le doy una linterna si me presta su cara de elefante)


    pd: y a ti
    te dejo
    un pez
    de colores

    RépondreSupprimer
  4. Yo también tengo muchas pesadillas. ¡Las odio! :/

    RépondreSupprimer